USO DE COOKIES

Utilizamos cookies necesarias de sistema para el correcto funcionamiento de la web y cookies opcionales de Google Analytics para obtener estadísticas de visita (sin obtener datos personales). + Info
Aceptar cookies

Caracoles (frio)

Comprar caracoles al por mayor o ya preparados: eche un vistazo a nuestro catálogo 

Los caracoles ya sea al horno, guisados o en salsa, son un plato suculento, rico y popular. Prepararlos no resulta sencillo, pero es una receta que no puede faltar en ningún restaurante de cocina española con intenciones de servir un menú sabroso y tradicional.

En nuestro catálogo los encontrará vivos y en bolsas de 1 y 5 Kg, cocidos, o ya preparados para servir en salsa o con caldo.

Comprar caracoles al por mayor

Nuestra intención es que pueda servir platos tradicionales sin tener que disponer de mucho tiempo y sin tener que renunciar al sabor o a la calidad de los productos frescos. ¡Así de sencillo!

Caracoles al por mayor: ¿Cuáles son los beneficios de comer caracoles para nuestro organismo? 

Los caracoles son un alimento que se puede incluir perfectamente en una dieta sana y equilibrada. Son un producto muy nutritivo y con un bajo aporte calórico, pues solo tienen 90 kilocalorías por cada cien gramos. Por otro lado, son ricos en proteínas, hierro, magnesio, potasio, sodio y Omega 3, a parte de ser una gran fuente de vitaminas como la A, B9, B12 y E.

Es un plato muy característico, tanto de la cocina española como de la francesa. En nuestro país se suelen tomar guisados o al horno, mientras que en Francia se toman de todas las formas habidas y por haber: en fricasé, en brocheta, fritos con algo que lo acompañe, con mantequilla o, incluso, en un hojaldre con queso.

Ya está más cerca de su primer pedido en la web de B-Grup 

Si ya se ha decidido y quiere comprarnos caracoles al por mayor, solo tiene que entrar en nuestra web, seleccionar todos los productos que le convengan y formalizar la compra. Nosotros nos encargamos de traérselo todo sin que usted deba preocuparse por nada más que no sea pensar cómo va a cocinar. ¿Podría ser más sencillo?